jueves, 2 de abril de 2015

Trenzas/Lacitos


Es maravilloso sentirse mimada, pero sobre todo, cuando se es mimada por las personas que queremos. ¡Soy y me siento afortunada!

Estas trenzas son originarias de la Comarca "Pueblos Blancos de Extremadura", un alma especial ha pensado en lo mucho que le gustan a mi hija, Los Lacitos (según los renombró, siendo muy pequeña). 
Todavía recuerdo a mi abuela, con el lebrillo encima de la mesa, labrando con sus manos aquella inmensa cantidad de huevos, con tal energía, ritmo y movimiento especial, que sus dedos hacían magia con todo lo que tocaban. El olor de aquel aroma tan definido y penetrante, atraía las visitas de todo el que pasaba por la calle; razón por la que amasaba tal cantidad de huevos.
Por suerte, mi tía ha heredado la magia de mi abuela, y de esta guisa, podemos seguir disfrutando de los típicos dulces que han acompañado nuestra infancia, así como sus olores y recuerdos. En este momento, no podría calibrar cuál de ellos primaría sobre otros, todos se complementan entre sí.

Tita, gracias por estos lacitos, por haber heredado esa magia, y por añadir más huevos, gesto que induce a bellos recuerdos, estimulando así nuestras maltrechas neuronas. 

Ingredientes:
8 huevos.
1/4 L. de aceite de oliva.+ aceite para freírlas
1/2 Kg. de azúcar.
1 Cucharadita de canela en polvo, aproximadamente.
Harina de panadería.
Piel de 1 naranja y 1 limón.

Elaboración:
Se fríe en el aceite de oliva, la piel de la cáscara de naranja y limón. Se deja enfriar.
Se amasan los huevos con el azúcar, hasta que desaparezca el azúcar.
Se añade el 1/4 litro de aceite de oliva frito y frío. Seguir amasando.
Añadir harina y la cucharadita de canela. La cantidad de harina será, la que la masa admita; es decir, hasta que la masa quede compacta, pero blanda (sin pegarse a los dedos).
Se deja reposar la masa.
Se estira la masa en pequeñas porciones, se corta en tiras de 2cm aproximandamente. Se forma el lazo/trenza y se fríe en el aceite, con las pieles de naranja y limón. 
Una vez fritas se deja escurrir el aceite sobrante y se guardan en una caja de lata. 

Nota 1:Según mi abuela y mi tía, las pieles de naranja y limón en el aceite de oliva, además de dar sabor a la masa, evitan que el aceite se queme.
Nota 2: Mi abuela y mi tía, ponen un plato grande del revés en el fondo del lebrillo,que permite que el aceite vaya al fondo y las trenzas, no entren con contacto con éste, gracias al plato. Según van friendo los lacitos, los van colocando en el reverso del plato, y el aceite va escurriendo al fondo, del lebrillo de barro cocido.
Nota 3: En casa de mi abuela y tía, siempre se guardan en el lebrillo, tapado con un paño de cocina impoluto. Claro está que no le da a tiempo a que se ensucie, porque no duran tanto, como para ello. 



Dedicado a toda persona que sufra violencia, ya sea hombre, mujer...o pertenezca a ese grupo, el de los olvidados (niños, ancianos...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dejarme tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...